top of page

Compartiendo algunas ideas sobre nuestro viaje juntos...

Offering Acts of the Saints...
00:00 / 04:50
Honrando a los Santos....

Isabel comparte algunas ideas sobre la espiritualidad del Viaje dentro de la Voluntad Divina. Es una manera maravillosa de experimentar los conceptos de reflexión y oración de corresponder al Amor de Dios a través de la oración y la reparación...

Review on Uniformity with God's WIll..
00:00 / 13:19

En realidad nuestra ancla está en la Santísima Trinidad en el Cielo y en la tierra la Eucaristía, la Madre María y la pequeña mamá Luisa. Fusionémonos en la Voluntad Divina teniendo todo esto presente para que en cada situación que pasemos nos sostenga, nos ancle, nos acompañe y nos dé la fuerza para ofrecer nuestros dolores, sufrimientos, preocupaciones, batallas, incertidumbres…. Fusionados en sus actos realizados en nuestro nombre. De sus actos obtenemos la fuerza, la esperanza, el amor, la serenidad, la luz….. y a medida que la obtenemos la llevamos a todos los que sufren y desconocen este tesoro de la Divina Voluntad.

Cuando experimentamos en nuestra humanidad la Fortaleza, la Luz, el Amor, la Paz… estamos experimentando los bienes del Cielo donde no existe el sufrimiento.


Cuando experimentamos dolor físico, sufrimiento interno,…. Estamos viviendo un poco de lo que Jesús vivió durante Su Pasión por nosotros (Él experimentó todas las pasiones de todas las generaciones a la vez para que pudiéramos encontrar en Él el propósito de nuestros sufrimientos, pudiéramos entender el origen de nuestros sufrimientos en pecado original y cómo nuestro origen no es sufrir sino amar a Dios, estar en una relación constante con Dios reflejando la Trinidad en el Cielo, así que debemos amarlo en nuestros sufrimientos como Jesús lo hizo y nos enseñó en Las Horas de la Pasión. para contrarrestar lo que el pecado había producido, y el lugar para hacerlo es en nuestro tiempo presente, acto por acto fusionado en Jesús la Humanidad tomando acto por acto todo lo que Él reparó por nosotros.


Éste es el trabajo constante en la Voluntad Divina. Es continuo y eterno y todos nos acompañamos unos a otros, lo sepamos, lo sintamos o no. Este es el valor que tenemos al vivir en la tierra, que la mayoría de las veces vivimos en fe y algunas veces lo sentimos para poder seguir caminando en fe.
En la Divina Voluntad aprendemos a vivir la vida del Cielo en la tierra llevándonos al origen, lugar y propósito en el que somos creados por Dios.

señal-2023-12-12-150040.jpeg
Offering Reparation...Isabel
00:00 / 04:15
Compartiendo algunas ideas sobre las experiencias místicas de Luisa y nuestra forma de ofrecer reparación dentro de la Divina Voluntad.

Nos fusionamos en la Divina Voluntad y tomamos a todas las almas como una sola y las llevamos a los brazos de la Madre María para que ella las acaricie, las alimente, las vista y les entregue todo el Amor del Padre depositado en ella para poder cuidarnos y amarnos. con Su mismo Amor. Dejamos con Ella a todas las generaciones y damos en su nombre acción de gracias a María A la Trinidad por habernos dado una Madre tan preciosa…. y pedimos que el Reino llegue a cada corazón y se expanda en cada uno.

A veces, al acercarnos a la Divina Voluntad podemos reflexionar ¿cómo oro ahora? ¿Cuál es la diferencia con la vida espiritual que tenía antes? ¿Cómo vivo la Divina Voluntad en mi día a día?
Te daré un formato muy sencillo y adaptable que dependiendo de tu día podemos adaptarlo y seguir viviendo en la Divina Voluntad siendo obedientes, fieles y atentos a la Madre Iglesia y al Cielo.

Tomando el ejemplo de la Liturgia de la Palabra de ayer veremos un ejemplo. Nada está restringido. Deje que el Espíritu Santo fluya a través de usted y esté atento a Sus movimientos mientras participa en las lecturas, en la oración en el Sacrificio de la Misa y en la vida laboral y familiar, y aplique las enseñanzas de la Voluntad Divina a todos a medida que el Espíritu Santo lo mueva. No existe una forma correcta o incorrecta de hacerlo. El Espíritu Santo te traerá una palabra que se destacará y a partir de ahí Él construirá capa tras capa para tu participación con Él durante el día intercediendo por la extensión del Reino en la tierra como lo es en el Cielo.

Nuestra vida girará todo el día en el Sacrificio de la Misa donde participaremos con La Trinidad a través de Jesucristo, Madre María, Luisa, ángel de la guarda Santos,… durante la Misa todos están presentes.
A primera hora de la mañana nos fusionamos en la Divina Voluntad.
Y todo nuestro día girará en
1. prepararse para el sacrificio (familiarizarse con el santo del día, lecturas litúrgicas para que cuando lleguemos
2. Para participar en el Sacrificio venimos con un “tema” que se irá acumulando a medida que pase el día.
Así que nos preparamos para participar y vivir la Santa Misa y
3.dar Acción de Gracias…

Y con la palabra de Ayer “Effetá”
Nos fusionamos en el Único Acto Eterno y le pedimos al Señor que abra nuestros ojos, oídos y corazón a Su Santísima Voluntad para que podamos difundir Sus verdades en la forma que Él quiere y desea de nosotros. Y cubrimos a todas las almas con Jesús Obediencia, Humildad, Gracia, Amor para que todos los líderes del mundo y destinatarios “Effetá” abran su voluntad a la Voluntad Eterna de Dios para que las intenciones de Dios al traer a la humanidad estas verdades divinas, se cumplan en todas las almas. , pidiendo que venga el Reino…..Effetá fue la palabra que me defendió pero puede ser cualquier tema, palabra en las lecturas

Santa Apolonia de Alejandría Egipto: fue virgen y martirizada por su fe no sucumbiendo a difundir palabras impías.

Nos fusionamos en la Divina Voluntad de Dios con la Madre María y Luisa llevando todos los actos de su vida reparados y divinizados al Trono de La Sacrosanta Trinidad para su gloria accidental y le pedimos que interceda por nosotros para que podamos morir a nuestra voluntad y en todas nuestras palabras proclamamos sólo la Voluntad de Dios y Su Amor pidiendo que Su Reino sea establecido y extendido en la tierra como lo es en el Cielo sea proclamado por nosotros en nombre de todas las almas pasadas, presentes y futuras.

Y tener esta intención durante el día.

Prestar atención a lo que decimos en nuestra vida ordinaria en el hogar, a lo que prestamos atención al escuchar y prestar atención también a lo que nuestro corazón anhela y reordenarlo durante el día con la Santa Voluntad de Dios intercediendo por los demás y (actualizando nuestro acto preveniente en el proceso).


Mientras leemos el libro del Cielo durante el día, rezar el Rosario en la Divina Voluntad nos dará un significado más profundo de cómo aplicar lo que leemos en las lecturas anteriores. Así que tenemos un mapa que nos indica cómo recorrer esta vida de una manera sencilla. Estando unidos a la Iglesia Universal militante aquí en la tierra, purgativa en el Purgatorio, y Triunfante en el Cielo. ¡Fiat siempre!
Este mapa refleja la vida de Luisa.
1. Durante la noche recibiría el depósito de la Divina Voluntad, y seguiría a Jesús en lo que Él quería que ella participara.
2. Participó en el Sacrificio de la Misa aplicando lo que Jesús le había enseñado durante la noche.
Contemplando durante el día Su enseñanza…. Horas de Pasión….
3 de la tarde un tiempo especial con la Madre María

Puedes adaptar esta rutina a tu trabajo, vida familiar, estado de vida. Todo necesita estar integrado ordenadamente a tu vida ordinaria, todo con el propósito de vivir en Su Divina Voluntad durante todas tus actividades diarias actuando en continua participación con el Cielo para darle a Dios el honor y la gloria que merece de toda la creación.


Algo a considerar al emprender la vida de la Divina Voluntad es que necesitamos adaptar todos los bienes que ya tenemos y elevarlos a lo que Jesús nos enseña en Su Divina Voluntad y no al revés bajar la Divina Voluntad a lo que solemos hacer. hacerlo y adaptarlo a nuestra manera.


Como pueden ver, es la Trinidad elevándonos para ver las cosas con una nueva lente y nosotros siendo dóciles a Sus caminos; Ellos toman la iniciativa en cada uno de nuestros actos y nosotros tenemos la buena voluntad de unir nuestra voluntad a la de ellos. Este es un Viaje de Amor, Confianza, Fe que crece día a día.

Dios no espera que lo consigamos todo de una vez y de manera perfecta, Él entiende que somos criaturas y somos muy frágiles y venimos del pecado original.. . Él sólo quiere que seamos lo suficientemente humildes para hacer constantes redireccionamientos de nuestros caminos, reordenándonos en el camino y siendo cada día más dóciles a sus instrucciones.

vol. 12 - 28 de noviembre de 1920

Cuando Jesús quiere dar, pide. Efectos de la bendición de Jesús.

Estaba pensando en cuando mi dulce Jesús, para dar inicio a su dolorosa Pasión, quiso ir a su Mamá para pedirle su bendición. Y Jesús bendito me dijo: “Hija mía, cuántas cosas revela este misterio. Quería ir a mi querida Mamá para pedirle su bendición, para darle la oportunidad de pedir, también Ella misma, mi bendición. Demasiados eran los dolores que debía soportar, y era justo que mi bendición la fortaleciera. Es mi manera habitual, que cuando quiero dar, pido; y mi Mamá Me entendió inmediatamente; tanto es así, que no Me bendijo antes de pedirme mi bendición; y después de ser bendecida por Mí, Ella misma me bendice.
Pero esto no es todo. Para crear el universo pronuncié un Fiat y sólo con el Fiat reordené y embellecí el cielo y la tierra. Al crear al hombre, mi aliento omnipotente le infundió vida. Al dar inicio a mi Pasión, con mi palabra omnipotente y creativa quise bendecir a mi Mamá. Pero no fue sólo a Ella a quien bendije; en mi Mamá vi todas las criaturas. Ella era la que tenía primacía sobre todo, y en Ella bendecí a todos y a cada uno. Más aún, bendije cada pensamiento, palabra, acto, etc.; Bendije cada cosa que estaba para servir a la criatura. Así como cuando mi Fiat omnipotente creó el sol, y este sol, sin disminuir en luz ni en calor, sigue su curso para todos y para cada uno de los mortales; de la misma manera, mi palabra creadora, en bendición, permaneció en acto de bendecir siempre –siempre, sin dejar jamás de bendecir, así como el sol nunca dejará de dar su luz a todas las criaturas.
Pero esto no es todo todavía. Con mi bendición quise renovar las cualidades de la Creación. Quise llamar a mi Padre Celestial a bendecir, para comunicar poder a la criatura; Quise bendecirla en mi nombre y del Espíritu Santo, para comunicarle la sabiduría y el amor, y así renovar la memoria, el intelecto y la voluntad de la criatura, restableciéndola como soberana de todo.
Sepa, sin embargo, que al dar, quiero. Y mi querida Mamá comprendió y en seguida Me bendijo, no sólo por Ella, sino en nombre de todos. ¡Oh! Si todos pudieran ver esta bendición mía, la sentirían en el agua que beben, en el fuego que los calienta, en los alimentos que toman, en el dolor que los aflige, en los gemidos de la oración, en los remordimientos de la culpa. , en el abandono de las criaturas. En todo oirían mi palabra creadora que les decía – pero desgraciadamente no se oye: 'Os bendigo en el nombre del Padre, de Mí, del Hijo y del Espíritu Santo. Te bendigo para ayudarte, te bendigo para defenderte, para perdonarte, para consolarte; te bendigo para hacerte santo.' Y la criatura se haría eco de mis bendiciones, bendiciéndome también a Mí en todo. Estos son los efectos de mi bendición; y mi Iglesia, instruida por Mí, me hace eco, y en casi todas las circunstancias, en la administración de los Sacramentos y otros, da Su bendición”.


En cada bendición que recibimos está la bendición de Jesús y María corriendo en cada acto. Que demos gracias al Señor por tantas bendiciones que recibimos cada día a través de tantos modos y formas diferentes y fusionados en la Divina Voluntad, agradecer a Jesús y María por sus Bendiciones en nombre de todos y darles nuestra bendición también fusionados en su bendición. dando a la Trinidad toda honra y gloria por todas las bendiciones que recibimos constantemente y pidiendo que el Reino de Dios se extienda, ya que recibimos tantas bendiciones durante el día.

¡¡¡Gracias Jesús!!!
Me fusiono en la Divina Voluntad en nombre de todos y para todos y con Luisa y todos los ángeles y santos del Cielo. Quiero agradecerte con Tu propia acción de gracias al Padre mientras estuviste en la tierra. Quiero agradecerte por darnos el Regalo de los Regalos.


Gracias Luisa por tu vida, obediencia, fortaleza por entregar tu voluntad a la Divina Voluntad y por vivir esta verdad, pido tu ayuda para que teniendo ya este regalo disponible lo haga la vida de mi vida.
Ven Voluntad Divina y sumerge a todas las almas en Tu Voluntad y dales Tu Vida.
Para que lo deseen, lo amen y quieran dar la vida por él pidiendo el Reino de los Cielos en cada acto.
fiat siempre

¿Cómo se transformarán las almas? Por la Luz que recibirán en el Libro del Cielo sobre la Divina Voluntad...

'¿Cómo podemos volver al estado original de la Creación si la voluntad humana ha hecho caer al hombre en un abismo de miserias, casi deformándolo de la forma en que había sido creado?' Y mi dulce Jesús añadió: “Hija mía, mi Voluntad todo lo puede. Así como hizo al hombre de la nada, así puede sacar al nuevo hombre de sus miserias. Y sin cambiar el método con el que lo creamos, dejándole su libre albedrío, utilizaremos otro recurso amoroso: la luz de nuestra Voluntad desencadenará con más fuerza sus rayos más refulgentes; Se acercará, de modo que mirará a la cara la voluntad humana, que recibirá el encanto de una luz penetrante que, al mismo tiempo que la deslumbra, la atrae dulcemente hacia Sí. Y la voluntad humana, atraída por una luz tan radiante y de rara belleza, tendrá el deseo de ver lo que hay de tan bello en esta luz. Al mirar, sufrirá el encantamiento, se sentirá feliz y amará, no forzada, sino espontáneamente, a vivir en nuestra Voluntad.

Hija mía, como un cordero me dejé llevar al matadero y permanecí en silencio ante los que me sacrificaban. Lo mismo será para aquellos pocos buenos de estos tiempos; sin embargo, este es el heroísmo de la verdadera virtud”. Nuevamente añadió: “He derramado, pero, aunque lo hice, ¿quieres que derrame un poco más para poder sentirme más aliviado?” Y yo: 'Señor mío, ni me preguntes, estoy a tu disposición, puedes hacer conmigo lo que quieras'. Entonces Él volvió a derramar y desapareció, dejándome sufriendo y contenta con el pensamiento de haber aliviado los dolores de mi amado Jesús.


Mientras atravesamos diferentes enfermedades, sufrimientos y dolores que pertenecen a la vida en la tierra y que a veces no pueden ser aliviados por los médicos, los medicamentos… mientras los atravesamos, alegrémonos de darle un poco de alivio a Jesús que ha sufrido todas nuestras enfermedades y sufrimientos.

Ahora bien, queridísima hija, si quisiera contarte lo que mi Hijo y yo hicimos y sufrimos durante estos tres años de su vida pública, me extendería demasiado. Lo que te recomiendo es que en todo lo que hagas y padezcas, tu primer y último acto sea el Fiat Divino. En el Fiat Me separé de mi Hijo y el Fiat Me dio la fuerza para hacer el sacrificio. De la misma manera encontrarás fuerza para todo, incluso en los dolores que te costaron la vida, si encierras todo en el Fiat Eterno. Por eso dale tu palabra a tu Mamá, de que te dejarás encontrar siempre en la Divina Voluntad. Así también vosotros sentiréis la inseparabilidad de Mí y de nuestro Sumo Bien, Jesús.

El alma:
Mamá dulcísima, cómo te compadezco al verte sufrir tanto. Oh, te ruego, vierte tus lágrimas y las de Jesús en mi alma, para reordenarla y encerrarla en el Fiat Divino.
Pequeño sacrificio:
Hoy, para honrarme, me darás todos tus dolores como compañía de mi soledad, y en cada dolor pondrás un “te amo” para Mí y para tu Jesús, para reparar por aquellos que no quieren escucharme. las enseñanzas de Jesús.
Oración:
Mamá Divina, que tu palabra y la de Jesús desciendan a mi corazón y formen en mí el Reino de la Divina Voluntad.

Del volumen 21 al 3 de marzo de 1927.

Entonces el salir de mi Voluntad ha sido la causa de su enfermedad; volver a Ella y dejarla reinar será la causa de volver el orden de la felicidad en los actos humanos y de dejarla tomar su actitud en los actos de la criatura. Y al ofrecer su trabajo, los alimentos que toma y todo lo que hace, desde dentro de esos actos humanos se desata la felicidad que en esos actos fue puesta por mi Voluntad, y se eleva a su Creador para darle la gloria de los suyos. felicidad. Por eso la criatura en quien reina mi Voluntad no sólo me llama a obrar junto con ella, sino que me da el honor, la gloria de esa misma felicidad con la que investimos los actos humanos. Y aunque la criatura no posea toda la plenitud de la unidad de la luz de mi Voluntad, mientras ofrece sus actos a su Creador como homenajes y adoraciones, siendo ella la que está enferma, no Dios, Dios recibe. la gloria de la felicidad de sus actos humanos.

En referencia a la lectura del evangelio del hijo pródigo y estos fragmentos de la lectura del libro del Cielo Vol 21, 3 de marzo de 1927 podemos orar esta ronda:

 

Fusionados en Jesús Santísima Divina Voluntad (en el nombre de todos y para todos) venimos a todas las almas que han elegido dejar la Voluntad de los Padres para hacer la suya propia... (el hijo pródigo saliendo de la casa del Padre) para invitarlos regresar al Amor de Dios para que la Divina Voluntad reine en ellos y los conduzca a regresar a la Casa del Padre; Su Reino de Amor, a Su Voluntad en todas las cosas.


Que infundamos en cada alma la Divina Voluntad de Dios para volver al orden de la felicidad, la paz y la alegría, dejando que la Divina Voluntad tome el primer movimiento en cada acto del alma y ofreciéndole los actos ordinarios de hoy en el descanso, el comer, trabajando, orando,….que todas las almas reciban de la Divina Voluntad la felicidad que la Divina Voluntad pone en ellas y al ser ofrecidas de nuevo a Dios para darle la honra y la gloria (ofrecidas como homenaje y adoración a Dios) que Él desea de todas las criaturas. , que podamos llamar a Su Reino a Reinar en la tierra como lo hace en el Cielo.
Fiat siempre

Lugar Albores Pequeño 104
00:00 / 05:09

vol. 12 - 15 de abril de 1919


Mi Resurrección es el Sol verdadero, que glorifica dignamente a mi Humanidad; Es el Sol de la Religión Católica; Es la gloria de todo cristiano. Sin la Resurrección, habría sido como un cielo sin sol, sin calor y sin vida.


Ahora mi Resurrección es símbolo de las almas que formarán su santidad en mi Voluntad. Los Santos de estos siglos pasados son símbolos de mi Humanidad; aunque resignados, no tuvieron actitud continua en mi Voluntad, por eso no recibieron la marca del Sol de mi Resurrección, sino la marca de las obras de mi Humanidad antes de mi Resurrección. Por tanto, serán muchos; casi como estrellas, formarán para Mí un hermoso adorno del Cielo de mi Humanidad. Pero serán pocos los Santos de los que viven en mi Voluntad, que simbolizarán mi Humanidad resucitada. En efecto, muchas multitudes y muchedumbres vieron a mi Humanidad antes de su muerte, pero pocos vieron a mi Humanidad resucitada, sólo los creyentes, los más dispuestos y, podría decir, sólo los que contenían la semilla de mi Voluntad. De hecho, si no la tuvieran, les habría faltado la vista necesaria para poder ver mi Humanidad resucitada y gloriosa, y por tanto ser espectadores de mi ascensión al Cielo.


Ahora bien, si mi Resurrección simboliza a los Santos de los vivos en mi Voluntad - y esto, con razón, porque cada acto, palabra, paso, etc. hecho en mi Voluntad es una resurrección divina que el alma recibe; es una marca de gloria que ella sufre; es salir de sí misma para entrar en la Divinidad y esconderse en el Sol refulgente de mi Querer; y en Ella ama, trabaja, piensa: ¿qué maravilla si el alma permanece plenamente resucitada e identificada con el Sol mismo de mi gloria, y simboliza mi Humanidad resucitada? Pero pocos son los que se disponen a esto, porque las almas, incluso en la santidad, quieren algo de su propio bien; mientras que la Santidad de vivir en mi Voluntad no tiene nada, nada propio, sino que todo es de Dios; y para que las almas se dispongan a esto, a despojarse de sus propios bienes, se necesita demasiado. Por tanto, no serán muchos. No sois de los muchos, sino de los pocos; Por tanto, estad siempre atentos a la llamada y a vuestra continua huida”.

bottom of page